Etiqueta

CON EL AMOR BASTABA

    COLUMNAS

    No sé.

    Abre mayo sus puertas. Y no sé qué vendrá porque la incertidumbre es lo que se ha instalado en mi cuerpo, en mi mente, en mi casa. «No sé» es mi respuesta ya a casi todo. No sé qué pasará, no sé cómo será esa nueva normalidad, no sé cómo seré cuando vea a mis amigos, a esos que no he visto ni he hablado apenas con ellos, no sé cómo seré frente a la televisión -si vuelvo pronto-, no sé cómo me sentará la ropa cuando me la ponga de nuevo, no sé cómo estarán las niñas de crecidas, no sé si os distinguiré solo por la mirada tras la mascarilla, no sé cómo será la vida social, ni los bares, ni los cines, ni los teatros, ni los conciertos, ni sé cómo serán los cumpleaños, ni los viajes de amigos. No sé.
    No sé cómo irá mi libro, mi nuevo libro, en el que tanto esfuerzo y cariño he puesto, no sé si iréis a comprarlo si no hay firmas.  El amor es el mismo. La dedicatoria está en cada una de las palabras. 

    No sé casi nada del futuro. Soy como el niño de la portada de «Con el amor bastaba», esperando, expectante, ilusionado, inquieto y algo miedoso.

    Solo sé que me siguen gustando las mismas cosas. Que sigo queriendo a los mismos. Que bullen las mismas inquietudes en mi cabeza y que el amor sigue en su sitio, alojado entre el pecho y la garganta.

    Abre mayo sus puertas. Y no sé qué vendrá porque nunca he sabido qué iba a pasar en mi vida. El niño Maxi soñaba mucho, pero todo se le antojaba lejano y difícil. Y extrañamente, ahora que lo pienso, casi todo se ha cumplido.

    Casi. Ese «casi» es lo que me gusta esta mañana de mayo. Porque es el motor de la ilusión. Y esa está ahí. Intacta.

     

    MH.

    postdata: Mucho ánimo para este viaje de mayo. Ya nos robaron abril. Maleta y destino nuevo.

  • Libros

    CON EL AMOR BASTABA

    Estoy feliz de compartir con vosotros mi próxima novela: «Con el amor bastaba». El 31 de marzo echa a volar. Dos años de trabajo, meses, semanas, días, horas y horas enredado…