EL ESPAÑOL

paparruchas

He borrado todo lo que tenía escrito porque cuando estaba llegando a la última línea ha llegado mi amiga María. Os cuento: Deja el bolso en la silla que le tenía reservada, suspira y planta el móvil en la mesa. Uno lleno de brillos dorados sacado de la tienda del Moulin Rouge. En ese momento cierro el ordenador y la escucho. Habíamos quedado a tomar un vino junto a la tienda en la que trabaja, aquí en París. María regenta un puesto de viandas de Salamanca de caerse para atrás. Huele mejor que en una joyería y sabe mejor que una floristería.

“Dos vinos, por favor”, ha dicho nada más sentarse a mi lado. Lo segundo ha sido: “París será la ciudad del amor y todo lo que tu digas, pero aquí no hay cristo que se enamore. Llevo soltera más tiempo del que quiero”. (el artículo sigue aquí)

Processed with VSCO with 4 preset

You Might Also Like