Libros

Una pregunta

Confesad. Cuando veis “Españoles por el Mundo” o “Callejeros viajeros”, ¿no tenéis ganas de cambiar de ciudad? Yo sí. Me apetecen hasta los destinos más bizarros. Los miedos al cambio siempre paralizan, pero apetece tanto… ¿Alguna vez habéis soñado empezar de cero en otro lugar?

(rellenad imaginariamente este espacio)

Empecé a darle vueltas a la idea en aquel aeropuerto; el avión salía con retraso -rarísimo-, desistí de buscar wifis pirata, ya no me apetecía otro café y empezó a dolerme todo. Seguramente acabé en el dutyfree con algunas chocolatinas y bolsas de gominolas para cambiar emociones por dulce. Suele pasar. Pero la idea se quedó centrifugando desde aquel momento. Los sueños que no cumplimos nosotros siempre pueden cumplirlos nuestros personajes. Un escritor siempre se ve superado por sus obsesiones.

Del hecho, retraso incluido, surgieron las primeras notas…

Debo confesar que estoy obsesionado con la idea. Viajar, cambiar, renovar, empezar… Es algo indiscutible. Lo veréis claramente cuando tengáis en vuestras manos la nueva novela: no soy la protagonista de la novela, aunque por momentos me haya poseído como un fantasma.

You Might Also Like