Etiqueta

Mónica Vitti

    Libros

    Al final de la escapada

    «Siempre pensé que la gente podría creer que estaba viendo una revista pornográfica. Mi percepción cambió radicalmente (…) me pareció apreciar una increíble belleza en los desnudos”. –Jean-Francois Jonvelle.

    No-me-dejesEl día que descubrí la fotografía de Jonvelle, esa chica que va en una moto Lambretta con falda de cuadros escoceses, bailarinas y jersey de lana grueso, supe que debía ser la portada de mi quinta novela. ¿Huye? Pensé. Sea como sea, es una chica feliz que quiere velocidad y que necesita sentir el aire en la cara. Me quedé mirándola y se ha convertido en mi amiga, como una hoja de ruta, durante todo el proceso de redacción de No me dejes (ne me quitte pas). Representa a aquellas mujeres de la nouvelle vague que retrataban Truffaut, Godard, Chabrol, Malle o Resnais. Mi chica de la novela tiene también el cartel de Al final de la escapada en su habitación, ha visto los 400 golpes y podría ser amiga de Jules et Jim. Mi chica conoce a las musas de la nueva ola, Jean Seberg, Monica Vitti, Anna Karina o Catherine Deneuve. Todas representan esa mezcla perfecta entre cine, literatura y moda. El hecho de sentirse libre también significaba sentirse bellas, cortarse el pelo, rebelarse contra las normas y, sí, vestir a la moda. Eso que hoy conocemos como el chic francés. Y mi chica necesita dirigir su vida como quien conduce esa Lambretta.

    El fotógrafo Jean-Francois Jonvelle, autor de la instantánea, se enamoraba demasiado de sus modelos y, seguramente por eso, ejerce una poderosa atracción cada una de sus fotografías. No nos extraña que se le achacara un exceso de implicación con ellas, de hecho casi siempre eran amigas o conocidas del fotógrafo.

    Sensualidad, erótica, libertad, provocación, seducción, amor… Todo eso en una época complicada, la posguerra.

    Jean-Francois Jonvelle (1943-2002) fue un maestro francés de la fotografía erótica.

    No me dejes (Ne me quitte pas) se publica el 20 de octubre.