Etiqueta

Goa

    DESTINOS DE PELÍCULA

    Altea es guapa

    Si uno es niño y tiene que dibujar un pueblo, seguramente hará la silueta de Altea sin darse cuenta. Porque Altea es uno de los pueblos más bonitos del mediterráneo. Imagina: el mar a sus pies y las montañas rodeando un montón de casas blancas que dominan el horizonte azul.

    bajadacalleMuchas veces me preguntan dónde me escondo cuando no estoy en Madrid y la bahía de Altea es mi lugar. Mi paisaje es ese arco maravilloso que forma el camino del faro del Albir hasta las rocas de Mascarat. Toda esa bahía llena de azules. Te invito a conocerlo, a quedarte en cualquiera de sus hoteles de la Costa Blanca, a pasear por sus calles empedradas y encaladas como en los cuentos y a comer en restaurantes con vistas y comidas soberbias: El Negre, l’Oustau, la Capella o L’Obrador. Hay mil planes y ofertas en la Costa Blanca y todas merecen la pena.

    Altea es una joya y no engaña. Perfecta para fotografiarla porque es guapa y lo sabe. Por eso queda tan bien en las fotos.

    Sube a la Plaza de la Iglesia y acércate al mirador desde el que se ve la bahía, entre flores y puestos de artesanía, entre bares y sillas de pueblo, entre la alegría alicantina y el gusto por lo mediterráneo. Esas vistas son espectaculares. Después, piérdete como un niño por las callejuelas y ve descendiendo hasta la playa. Altea va jugando con el turista como si te abrazara en las esquinas y plazas. Poco a poco, enamorándote. Y sí, es una playa de cantos rodados la que te espera. Tan limpia como azules sus aguas.  A mi me gusta tocarlas, me relaja. Y, sobre todo, me gusta bañarme sin andar pringado de arena. Allí también puedes comer pegado al mar, en el chiringuito El Cranc o en la cala hacia Mascarat. En esa zona se contempla uno de los castillos de fuegos artificiales más bonitos de España: el segundo sábado de agosto es el Castell de L’Olla. Maravilloso. No engaño. Los fuegos se reflejan en mar como un espejo iluminando la bahía y, entonces, el pueblo es una auténtica verbena. Pero no importa la fecha, el buen tiempo también está empadronado en Altea. Un perfecto microclima todo el año porque al sol le gusta amanecer allí. Las calas de la Costa Blanca son todo un descubrimiento.

    Altea tiene magia. Altea es guapa. Y Altea es el perfecto plan para un fin de semana en azul y blanco.

    Ya sabes dónde me escondo.

     

    IMG_6561