Etiqueta

faciolince

    Libros

    Un marzo esperado

    Cuelgas el teléfono y te quedas pensando. «¡Cuídate mucho!», me dice mi madre al despedirse. Y, «¡disfruta!», añade. (!) Ha sido un febrero intenso, de viajes, estornudos, gripe y cuenta atrás. Todo mezclado y somatizado. París ha sido necesario para acabar la nueva novela. La empecé allí y la termino allí. Entenderéis muy bien el porqué cuando salga, dentro de un mes. Creo que mejora mi obra anterior porque le da sentido, pone punto final a alguna historia y abre párrafo y folio nuevo para la próxima. Ha sido como cerrar una etapa, como cicatrizar, como quitar tirita y dejar al sol la herida, como brindar, como abrir ventanas, como salir de la zona de confort y relajarse en el peligro. Suena raro, pero no lo es.

    Ha sido un mes de mucho paseo, de mucha lectura y de mucho artículo. También de volver a celebrar el 46 cumpleaños en otro lugar, de renovar los cristales rayados de las gafas o de coger un vueling y conocer el maravilloso hotel Banke para una sesión de fotos parisina.

    «Libros y maletas» podría titularse el post. Miro de reojo en la mesa y tengo el delicioso «Esperando a Mister Bojangles» de Olivier Bourdeaut que me ha conquistado. Breve, mágico y rico en detalles. Al acabarlo he sabido que escribe y vive en Altea. Se nota, la fiesta que describe me recuerda a La noche soñada. También he leído a Delphine de Vigan (Basada en hechos reales), a Laurent Binet (La séptima función del lenguaje), David Foenkinos (La biblioteca de los libros rechazados), Use Lahoz (Los buenos amigos), Fernando Aramburu (Patria), María Oruña (Un lugar a donde ir), Sol Aguirre (Algún día no es un día de la semana), Merritt Tierce (Que me quieras), o releído a Abad Faciolince (El olvido que seremos). Los escribo porque siempre me pedís que recomiende lecturas.

    Le voy a hacer caso a mi madre. «Cuídate y disfruta». Lo mismo os digo.
    IMG_8361 copiaIMG_8187 copia IMG_8391-2 copia