Etiqueta

espasa

    Libros

    Todo listo para el 9 de abril, “Intimidad Improvisada”

    Así es. Unos edificios, una plaza, un kiosco, unos desconocidos, una charla, un autor con su perra, una chica que espera, unos balcones, una privacidad tras las ventanas y un mundo público. La maravillosa cubierta es de la ilustradora Sara Morante. ¡Qué belleza!

    El nuevo libro (Intimidad improvisada, 9 de abril, ESPASA) es un homenaje a los lectores. A vosotros. Un agradecimiento, un abrazo en forma de texto. Esa ha sido mi intención cuando he recopilado más de doscientas columnas, algunos textos nuevos, y más de cincuenta ilustraciones para crear este libro.  Unos dibujos, por cierto, que he ido haciendo en mi libreta viajera, eso que llaman travelbook. Bocetos, urbansketching o esbozos. Dibujos. Porque en el silencio se dibuja mejor.

    Y por eso el nuevo libro lleva ese título: intimidad improvisada. Esa intimidad que se crea cuando nos vemos en una firma, cuando surge la conversación rápida y emocionada, esa voz baja, esa mirada cómplice, esos nervios tras esperar la cola, ese no saber qué decir de pronto, ese sobre que me entregáis en ocasiones, ese “gracias” de ida y vuelta por la comunión en el texto, por habeos visto reflejados en algún capítulo o en algún personaje, esas palabras que se quedan por el camino al abandonar la firma, la foto, el apretón de manos, el “¿cómo te llamas?” y la presencia cara a cara. Vosotros sois esa intimidad.

    En fin, que podría ponerme cursi, intenso y sentimental, -tal vez ya lo he sido-, pero me apetece dar las gracias de esta manera: con un libro importante para mí.

    2018 ha sido un año complicado e inolvidable -así lo reflejo en el capítulo final- y entre las cosas buenas que me ha aportado el temporal vivido ha sido descubrir el cariño constante, firme y desinteresado de las lectoras y lectores.

    El cielo se ve mucho más azul tras la tormenta. MH.

     

     

    «Los últimos minutos en el trabajo. Asiento libre en el metro. El olor de los pinos en la montaña. El mar. Un polo de horchata. Encontrar una foto que perdiste. Un billete de diez euros en el bolsillo. Uno de veinte. Los saltos de alegría de tu perra al llegar. La llamada de tu amiga. Un primer beso. La carcajada. La espuma de una cerveza fría. Un fin de semana con amigos. Apurar las horas. La casa limpia. Andar descalzo».

    Máximo Huerta comparte con nosotros los pequeños y grandes gestos del día a día, sus noches, sus viajes; nos deja asomarnos a sus reflexiones y hábitos, los de siempre o los novedosos, como si se tratara de su cuaderno de notas y allí, a través de su mirada cálida e incisiva, nos transformamos en personajes, solitarios o en compañía, pueblerinos y cosmopolitas, con muchas tareas por terminar, nostálgico del ayer e ilusionados por el futuro, llenos de sueños por cumplir; en fin, seres novelescos, de esos que recrea y nos roban el corazón cada vez que nos asomamos a su escritura (y a sus dibujos). Un autor que nos observa «de tú a tú».

    Cruces, palabras, tropiezos y logros vitales que nos abrigan con su intimidad improvisada y nos hacen la vida colorida, jaranera, respirable, «sin necesidad de ventolín».

    Dijo Albert Camus: “En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habita un verano invencible”.

    Gracias.

     

    pd.: Sí, recupero mi nombre. El del DNI, el de los recibos, el de las cartas, el del registro, el de los billetes de tren, el del bautizo, el que eligieron mis padres. No hay cambio. Es un volver. 

    Si queréis reservarlo en AMAZON, aquí.

    Y aquí todas mis novelas.

  • Libros

    La parte escondida del iceberg

    Pues aquí lo tenéis, LA PARTE ESCONDIDA DEL ICEBERG. Esa es mi nueva novela. Aunque saldrá a la venta el próximo 4 de abril, ya está disponible en Amazon o Casa del Libro…

  • Libros

    Un marzo esperado

    Cuelgas el teléfono y te quedas pensando. “¡Cuídate mucho!”, me dice mi madre al despedirse. Y, “¡disfruta!”, añade. (!) Ha sido un febrero intenso, de viajes, estornudos, gripe y cuenta atrás.…

  • Libros

    Comienza el deshielo

    Mientras el Sacre Coeur pierde su tono anaranjado con el que me despierto y vuelve al gris con el que preside la colina durante todo el día, suena el teléfono, es…