Libros

Comienza el deshielo

Mientras el Sacre Coeur pierde su tono anaranjado con el que me despierto y vuelve al gris con el que preside la colina durante todo el día, suena el teléfono, es mi editora: ya está la portada y debo dar ok al desarrollo final de la cubierta, guardas, solapa y contraportada.

Vuelvo a mirar de reojo al Sacre Coeur, “sí, me gusta”.

Y lo celebro con una amiga en un bar cercano: el Marcel et Clementine. Ahí es donde abro la foto a conciencia, bien, donde miro veinte veces los detalles de la imagen y donde decido dar el ok al texto que leeréis en la contra. “Un libro que nos revelará muchas cosas de nosotros mismos”, dice al final. Siento un pellizco dentro del estómago, pero no me quita el hambre. Siento un nerviosismo que me lleva a las lágrimas, esas que se cuelan hacia la garganta y que disimulas con una broma. Siento que esta novela es un paso importante. Así he querido que sea. Respiro. “Respira”, dice mi amiga.

Me apuro la copa de vino, me dejo el postre y sigo caminando hacia Montmartre. Me gusta pasear por los lugares qué han formado parte de esta novela antes de que salga a la luz. ¿Cuándo? El próximo 4 de abril.

Comienza el deshielo.

espasa4

You Might Also Like