Libros

Olor a mandarina

Huele a nuevo, como la casa cuando llegas de vacaciones, como los libros, como las libretas, como un café recién hecho… Suena al texto de la canción de Zahara, lo es. De hecho la estoy tarareando mientras escribo y el título del post también es de ella. Hoy es uno de septiembre y además domingo. El verano no se ha acabado, pero el “verano” sí. Así que la hoja de ruta de los nuevos planes es para septiembre, para otoño, para el olor a mandarina que se aproxima.

Este verano ha sido maravilloso, creo que lo he compartido casi por completo en instagram, allí podéis verlo -insisto, casi todo- y leerlo. La vida frena en seco y el final de las vacaciones fue triste por la dramática pérdida de un familiar, el hermano de mi padre, mi tío Angel Huerta. Así que la vida, como siempre, se comportó como lo que es: vida. Jugando con nosotros, con las emociones y con los vaivenes de sentimientos.

Hoy, septiembre, hago planes. Hoja en blanco. Y como dice la canción que da título al post de vuelta al curro “no quiero un final feliz, quiero serlo”. Os cuento que continúo con mi novela, la cuarta, escribiendo sin parar desde hace meses. Promete. La disfruto. Puedo decir que es la novela que más abiertamente estoy disfrutando página a página… Ya daré más detalles. Además, sigo de promoción con las anteriores, sobre todo “Una tienda en París” que se vende más allá del Atlántico. Estoy feliz de ver crecer a mi pequeña Elsa, la hija de mi prima Raquel, no paro de hacerle fotos; también organizo la casa, pienso en volver a apuntarme a un gimnasio -no debe quedar uno en la zona sin trillar-, abro las ventanas, riego las plantas, pongo café, leo la prensa y todo con el objetivo de hacer natural la vuelta la cole: la rentrée.

Mi papel en el programa de AR cambia, así que estoy feliz. Vuelta al origen. 10ª temporada. El magazine más longevo de la historia de la televisión. O sea, soy el copresentador más longevo de la ídem junto con Ana. Pues gracias a los que lo hayáis hecho posible.

Los cambios, nunca sabes a posteriori cómo serán, pero son cambios. Y en este caso recupero lo que más me gusta: la información de actualidad. Ya estoy deseando que me envíen de corresponsal a Roma (qué bien lo pasé cubriendo el Cónclave de Francisco), Londres o enviado especial a París (ejem). Incluso Gibraltar que parece ser la piedra angular del gobierno y de los medios.

Insertad icono de sonrisa. Pues así me siento hoy de cara a mañana, mucho más cómodo.

Os iré contando. Prometo (esto es otro propósito) ir actualizando más el blog, también con temas de los que me apasionan. Me gusta la actualidad, soy periodista; así que estoy contento con los nuevos rumbos de trabajo. Es una forma de “volver a informativos”.

Miro por la ventana y todavía hace sol. Bien. Besos a todos.

pd.: haced algún cambio. Sientan bien. A veces con cambiar los muebles de lugar todo parece nuevo, ¿no? Con renovar una foto de un marco viejo o con estrenar una taza para el desayuno.

You Might Also Like