Novelas

Premio Primavera de Novela 2014 con “La noche soñada”.

Màxim Huerta ha escrito seis novelas: “Que sea la última vez…”, “El Susurro de la Caracola”, “Una tienda en París”, “La noche soñada”, “No me dejes/Ne me quitte mas” y “La parte escondida del iceberg”. Todas ellas han sido publicadas en otros países y traducidas a varios idiomas. Además ha publicado un libro infantil ilustrado por María Cabañas, “Elsa y el mar”; un libro de viajes, “Mi lugar en el mundo eres tú” y un relato breve ilustrado por Javier Jubera, “El Escritor”.
LA PARTE ESCONDIDA DEL ICEBERG

LA PARTE ESCONDIDA DEL ICEBERG

Siempre se vuelve a París. Porque siempre se desea ir a París. París no se acaba nunca, como reza el título del memorable libro de Enrique Vila-Matas. Y es verdad: quien prueba París, ya sea en la realidad o en el deseo, nunca se libra de París, afortunadamente, siempre tiene París en su cabeza, como una referencia. Y da igual que esa referencia sea melancólica, ficticia, mitificada, incluso artificiosa: París es una aspiración, una expiación y un escenario. Un escenario amoroso. Ahora, con una novela cautivadora y estilizada como es La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta, he vuelto a París, a un París que siempre fue mío, a un París del que nunca regresé desde la primera vez que puse los pies en él. Esa sensación de fraternidad viajera, literaria, afrancesada, es la que me ha dado la lectura de esta novela de Huerta. Bendita novela, sin duda. Me une a su autor una misma atmósfera emocional, y eso, ya en sí mismo, es un rasgo colectivo de muchas personas que se acercarán a las páginas de esta sutil novela-vida porque se identificarán plenamente con ella.

Màxim Huerta ya había escrito antes un par de libros con París y en París. Pero quizá en esta hay una síntesis de mayor intensidad entre el trance del protagonista y narrador, que vive una experiencia de desamor y superación de la pérdida, y el encuentro real, objetivo, con la ciudad que dio sentido a ese amor. De este modo, desvanecido el amor, huida la vida pasional común, asumido el no retorno de lo que fue feliz, lo que aparece, perdurable, fiel, inesperadamente nuevo, es París. La novela deja paso al libro testimonial y viajero, al fino ensayo de lector culto y literario que es Huerta, a las evocaciones de quienes escribieron también sobre un París que ha nutrido la historia del propio narrador. Así, por las páginas de La parte escondida del iceberg aparecen, siempre con acertada oportunidad, las vivencias narrativas de Vila-Matas –aquí homenajeado-, de Hemingway, de Oscar Wilde, de Joyce y la librería de la rue de l’Odéon, de Marsé, de Brel, y de otros muchos, que vivieron en los cafés de la ciudad –lugares refugio para el narrador, que nos pauta su relato a base de cafés parisinos-, de las calles y su luz gris clara, como la de los cuadros de Pissarro.

Esta novela de Màxim Huerta tiene el don, además, de convertirse en una peculiar guía viajera sin quererlo: hoy por hoy, tanto para quien conoce París como para quien tiene la suerte de conocerla por primera vez, la obra de Huerta es la compañera ideal del viaje. Se puede recorrer un París sentimental con ella, como quien viaja con la guía perfecta. Y de paso, la belleza de la emoción de los recuerdos, con sus flashbacks en Madrid, de un amor perdido buscado, desesperadamente ansiado, penetra en el lector como un tatuaje que la novela graba con la lectura. Todos los lectores y lectoras de este magnífico libro salen de él con una huella indeleble: se llamará París, se llamará el poso del amor, se llamará melancolía, pero llámese como se llame, esa huella será la punta del iceberg de algo más hondo: uno mismo allí. Texto, Adolfo García Ortega

MI LUGAR EN EL MUNDO ERES TU

Es una guía de viajes novelada. Un repaso a la vida realizada desde las ciudades, los aeropuertos, los hoteles, los trenes, las cafeterías, las plazas o las terrazas de un bar, con fotografías del propio autor e ilustraciones de Javier Jubera. «Durante un tiempo estuve viajando. En cada ciudad quise quedarme a vivir para siempre pero no hay manera de escapar cuando se huye. Cuando uno intenta hacer mudanza de los problemas buscando otra ciudad, te acercas a aquel del que huyes: uno mismo».El libro más personal de Màxim Huerta en el que nos descubre los lugares que ama a través de fotos y reflexiones que nos revelan que VIAJAR ES FLIRTEAR CON LA VIDA.

NO ME DEJES (Ne me quitte pas)

Sinopsis
Bajo su apariencia discreta, el señor Dominique esconde no solo a un artista de la floricultura, sino a un auténtico mago: sin que nadie sepa cómo, ha conseguido convertir un rincón de París en un jardín.

Su floristería, “L’étoile manquante”, es el lugar preferido de Mercedes y Tilde, dos emigrantes españolas que llevan trabajando más de cuarenta años en Francia. Las dos creen que están solas, porque a Mercedes le abandonó su marido nada más cruzar la frontera y Tilde no fue capaz de encontrar quien la quisiera.

Un buen día, se instala en sus apacibles y melancólicas vidas un huracán encarnado en Violeta, una joven que llega desde Madrid huyendo de un amor que se empeña en perseguirla.

«Al señor Dominique Brulé le gusta llegar de noche a su establecimiento. Siempre cierra los ojos antes de encender las luces y abrir la persiana, se comunica en silencio con todas las plantas y les da un tiempo prudencial para que se coloquen porque imagina que han estado toda la noche mezclándose unas con otras y él espera a que vuelvan a estar en sus jarrones de agua limpia cuando da al interruptor. Nunca las pilla en movimiento, un día sucederá.

Cuando inauguró la tienda pensó encerrarse y dejarse morir, pero al ver que las tímidas siempre vivas sobrevivían sin agua después de semanas sin atención alguna y presas del olvido en la oscuridad de su duelo, se dio cuenta que él también podría vivir sin su amor».

La-noche-soñadaLa-noche-soñada-2

LA NOCHE SOÑADA

En la víspera de San Juan de 1980, los habitantes de Calabella, en la Costa Brava, esperan a la mítica Ava Gardner, que va a inaugurar el cine de verano del pueblo. Todo el mundo está pendiente de la actriz, salvo Justo, el benjamín de la peculiar familia Brightman. En el día más mágico del año, el muchacho ha decidido que, en vez de pedir un deseo, va a hacer todo lo que esté en su mano por cambiar el destino de los suyos.

Si hablamos de fechas, el 27 de febrero de 2014 también es mágico en la biografía de Màxim Huerta. Aquel día ganaba el Premio Primavera de Novela con “La noche soñada” de manos de Ana María Matute.
Así lo contó EL PAIS:

El periodista valenciano Màxim Huerta ha ganado el Premio Primavera de Novela 2014, uno de los más prestigiosos en lengua española, por su obra La noche soñada, según el fallo del jurado hecho público hoy. Este galardón, convocado por la editorial Espasa y Ámbito Cultural del Corte Inglés y dotado con un premio de 100.000 euros, ha sido concedido por un jurado presidido por la escritora Ana María Matute. Una escritora a la que Huerta (Utiel, Valencia, 1971) considera su “hoja de ruta”, según ha explicado en una rueda de prensa, en la que estaba presente Ana María Matute, tras hacerse público el fallo del jurado. El periodista, presentador en el espacio televisivo El programa de Ana Rosa tras haber formado parte del equipo de informativos de Tele 5, ha resumido su novela en una historia “de gente que quiere ser feliz a toda costa, a veces de forma acertada y otras no”.
La novela ganadora comienza en una localidad ficticia de la Costa Brava denominada Calabella el día de San Juan de 1980, en una noche en la que se inaugura el cine de verano con una estrella invitada: Ava Gardner. Un día muy especial para Justo Brightman, un niño de doce años decidido a poner en práctica un acto dramático que dará un vuelco a su vida. Treinta años después, Justo es un reputado fotógrafo que acude a Roma para celebrar el cumpleaños de su madre, decidido a contarle el secreto de lo que ocurrió aquella noche de San Juan.
Huerta ha explicado que su obra novela una historia de amores en toda su extensión: el amor infantil, maduro, filial o entre amigos. Además, ha señalado, ha querido recuperar en este libro “las familias, las sensaciones, los olores y los sabores, todo lo que te conduce al pueblo”.
Una novela urbana y rural a la vez, ha indicado el autor, que ha explicado que era la primera vez que se presentaba a un premio. Máxim Huerta, miembro de la Real Academia de las Ciencias y las Artes de la Televisión, ha escrito cuatro novelas, entre ellas El susurro de la caracola y Una tienda en París”. A esta decimoctava edición del Premio Primavera se han presentado 311 originales, 10 más que en el pasado año, en el que el galardón recayó en el escritor Use Lahoz por su obra El año que me enamoré de todas.
Por continentes, 182 de los trabajos presentados han llegado de Europa y 81 de América, mientras que el resto proceden de otros países. España, que ha aportado 174 novelas, encabeza la lista de participantes, seguida de México y Argentina, con 21 y 19 ejemplares, respectivamente. En cuanto a la participación española, las Comunidades Autónomas con más autores que han optado al premio han sido Madrid (31), Cataluña (25) y Andalucía y Comunidad Valenciana, cada una con 14.
España, Argentina, República Dominicana, El Salvador, Costa Rica, México, Cuba, Estados Unidos, Colombia, Perú, Reino Unido, Luxemburgo, Chile, Francia, Bélgica, Puerto Rico, Bolivia, Venezuela, Guatemala y Ecuador son los 21 países que han estado representados en el certamen.


Una-tienda-en-paris-2
Una-tienda-en-paris-3

UNA TIENDA EN PARÍS

Uma loja em Paris en Brasil o Sklep. W Paryzu en Polonia. La tercera novela de Màxim Huerta fue todo un éxito. Decenas de ediciones, traducciones y propuestas para ser llevada al cine. El París de los años veinte, la locura de las fiestas en Montparnasse, los pintores de entreguerras, las mujeres que posaban sin complejos y con hambre en los talleres, los nuevos ricos, la moda, los fotógrafos, y una protagonista, Alice Humbert, que enamora desde que aparece en la historia.

La tienda existe y está situada en el número 10 de la rue Pont Louis Philippe, París. Lectores y turistas comprueban que es tal y como se cuenta en la novela. Y la propietaria actual deja que hagan fotos y preguntas. En el escaparate puede verse un ejemplar de Una tienda en París. “Bajando hacia el Pont de Louis Philippe me detengo –escribe Anna María Iglesia en Culturamas – frente al escaparate de una pequeña tienda: allí, en la vitrina, expuest entre los collares, bolsos y pendientes, está la novela Una tienda en París. La tienda de la novela de Máxim Huerta tenía su correlato en la realidad, ahora es la realidad que tiene su correlato en el libro: en la vitrina ficción y realidad se juntan, se confunden, o puede que, en verdad, nunca hayan estado separadas. La joven dependienta me confiesa que no ha leído el libro y que no conoce el autor, pero que son muchos los turistas españoles y hispanoamericanos que entran en la tienda preguntado por Alice Humbert y pidiendo si es posible bajar a la cantina. “¿Pero existe la cantina?”, le pregunto; no me contesta, tan sólo me señala una trampilla de madera que se esconde en una de las esquinas. Allí está, cerrada, algo apolillada, pero está, existe. “Yo nunca he bajado”, prosigue la dependienta antes de pedirme que le explique de que va la novela. Sonrío, han pasado casi tres años que leí Una tienda en París, pero hay libros e historias que permanecen grabados, incluso involuntariamente. Le relato la historia, le hablo de Alice Humbert, de Kiki de Montparnasse y de Man Ray; revivo la historia, está viva, apenas he olvidado sus páginas.”

Sinopsis de Una tienda en París:
Teresa Espinosa es una mujer gris e insegura, huérfana desde muy pequeña, que lleva una vida acomodada pero a la sombra de su estricta tía. Está cansada de sus rutinas, anhela a Laurent, su gran amor que un buen día desapareció, y la vida que pudo ser y no fue. Necesita un cambio pero es incapaz de decidirlo por sí misma. Madrid la oprime.
Un día un cartel que encuentra en una tienda de antigüedades le hace sentir algo especial, “los objetos nos eligen” dice, y se lo lleva a casa. “Fue entonces cuando todo cambió. Justo al acercarme a aquel viejo cartel de madera escrito en francés que vendían en un anticuario improvisado de Madrid. Aux tissus des Vosges, Alice HUMBERT, nouveautés. En pocos segundos presentí un vuelco y una irreprimible necesidad de cambiar de vida. Traducido quería decir: tejidos de los Vosgos, Alice Humbert, novedades. Significaba más, mucho más…” Entonces Teresa siente que debe romper, por fin, con la vida que lleva y marcharse a París desde donde Alice, la dueña de la tienda a la que perteneció el cartel, la está llamando. Compra la tienda y mientras la restaura intenta seguir el rastro de la anterior propietaria, algo que la está obsesionando. Y es en el sótano de la tienda donde encontrará nuevos rastros de Alice, una mujer que posó para alguno de los mejores artistas de los años 20 y que participó de su vida bohemia.
¿Alguna vez has pensado empezar de cero en otra ciudad?
La crítica dijo: “Màxim Huerta nos transporta al París de los felices años veinte de la mano de dos mujeres maravillosas, irresistibles y arrebatadoras. Una novela conmovedora, sensible y terriblemente sentimental que te hará soñar.”

El-susurro-de-la-caracola-2

EL SUSURRO DE LA CARACOLA

La escritora Marta Rivera de la Cruz recomendaba así la segunda novela de Màxim Huerta: “Tras leer veinte páginas de El susurro de la caracola me había olvidado completamente de mi mundo para entrar en el mundo de su protagonista, Ángeles Alarcón. Huerta ha creado un personaje de esos que, tras cerrar el libro y acabar la historia, se quedan para siempre en la memoria del lector”.

Es una novela de doble lectura. Cuando se conoce el secreto que esconde la caracola todo tiene otro sentido. Hasta la última página puedes imaginar las circunstancias de los protagonistas con la trama de espejos familiares que genera la historia. Pero al cerrar la novela, todo cambia.

Ángeles Alarcón, una mujer que se gana la vida haciendo pequeños arreglos, pasea una tarde por la Gran Vía de Madrid. Frente a ella, en la otra acera de la calle, le sorprende la colocación de un gran cartel de cine. Allí aparece Marcos Caballero, el protagonista de la película de moda Los días más felices. A partir de ese momento la existencia de Ángeles cambiará radicalmente: desatiende sus labores, comienza a recortar todas las fotos y reportajes que de Marcos aparecen, le sigue a las fiestas e incluso averigua su dirección. Así hasta que consigue entrar a trabajar como asistenta en su casa. Ese será el momento en que la vida de ambos se cruce por vez primera, pero la vida de Ángeles esconde tantos secretos como los que todas las mujeres de su familia han tenido que guardar para ser felices…

Desde muchos blogs han hablado del misterio que esconde esta novela. Pero sobre todo de las emociones. “Quién quiere café” escribió: “El susurro de la caracola es de esos libros que a mí me hacen llorar. Pero no porque sean especialmente tristes, si no porque las cosas que están bien hechas y transmiten sensaciones a mí me provocan llanto.”

El susurro de la caracola habla de mar, de oleajes, de calles de pueblo y de ciudad, de secretos en ovillos violeta, de cocinar dulce y salado, de lágrimas ahogadas, de películas de siempre y de dolores de ahora. Pero sobre todo, habla de huidas y de encuentros.
El boca oreja hizo de esta novela todo un acontecimiento literario. Los lectores, cómplices, guardaban la clave de la caracola como si fuera suya.

  

QUE SEA LA ÚLTIMA VEZ…

La primera novela de Màxim Huerta es una divertida sátira sobre la televisión y todo aquello que sucede cuando se apagan los focos. Tras el maquillaje de la protagonista, una gloria de los magazines matinales, se esconde la realidad de una vida llena de huecos. Margarita Gayo ha conseguido, así lo cree, todo lo que quiere. Sin embargo el día que recibe el Premio a Toda una Vida, siente en su cara el aldabonazo de los fracasos y la bofetada de realidad. La hoja roja que diría Delibes, el crujido de Margo Channing ante Eva, el diario de Bridget Jones a la española… ¿Eres capaz de aguantar a una estrella? ¿Es la estrella capaz de soportar la tristeza del adiós? El premio amarga. O, dicho de otra manera, el premio a Marga.