Libros

Llegó el día

El azar ha querido que el día de salida de mi quinta novela coincida con el santo de mi abuela, Irene. Quien me conoce sabe de la importancia que ha tenido en mi vida: su cocina, sus abrazos, su fuerza, su tranquilidad, su experiencia, su valentía, su olor… Hoy mismo podría marcar el teléfono y, como entonces, escuchar su voz segura y firme al otro lado. La imagino sentada en su sillón frente al gran ventanal, con el ganchillo en sus faldas y algún libro a su derecha. No-me-dejes

Querida abuela Irene: el 20 de octubre sale mi quinta novela y te has querido colar en la fecha de inicio para recordarme que todo irá bien, que el camino es importante, que hay que sonreír, que me debo peinar, que la novela está hecha, que coma bien, que me cuide, que salga con tranquilidad y ande con la cara lavada.

Pensé que no llegaría este día. Aquí estoy, con dolor de cabeza y algún inconveniente que siempre lastra las ilusiones. Pero ahora mismo me bajo a la pastelería y me como un dulce como si lo hubieras sacado del horno de la Reme. La infancia es la patria.

Irene, abuela, te espero en toda la promoción de No me dejes (Ne me quitte pas). ¿Te acuerdas de cuándo llegaban las tías de Francia? Esta novela es un homenaje a aquellas mujeres. Por fin.

You Might Also Like