Libros

La vuelta al libro

La ruta de Firmamento me está llevando por un montón de ciudades y eso me permite conocer a muchos lectores que, más allá de la firma en la página impar y la foto con el móvil, comparten conmigo las emociones que les ha generado la novela. Eso es lo verdaderamente mágico, ver cómo el mismo libro evoca diferentes sensaciones. Firmamento es agua salada. 

Aunque también estoy conociendo a muchos periodistas y presentadores a los que admiro. Estos días he estado con Carles Francino o Andreu Buenafuente. Al primero ya lo conocía, habíamos mantenido alguna conversación con otra novela en La Ventana. A Buenafuente, no. Fue la primera vez en su Late Motiv de Cero en Movistar. Y moló, moló mucho. La posibilidad de jugar a la ironía, de retarse con las preguntas o de hablar tranquilamente de algún aspecto de la novela me gustó. Qué bien, me digo. Qué gusto poder conocer a gente a la que admiras.

Empiezo en breve las firmas de libros en la Feria del Libro de Madrid. Será el segundo y tercer fin de semana. Por motivos personales no puedo estar el primero. Y sigo con la ruta. Me voy a firmar a Las Palmas, a Vigo y a Santiago de Compostela. Os iré contando. 

You Might Also Like