Libros

INTIMIDAD IMPROVISADA, 9 DE ABRIL

Hoy, 22 de enero, era (o es) el cumpleaños de mi padre. En medio de todos esos recuerdos pongo fin a un nuevo libro. Él, que me llenó la estantería de enciclopedias de colores, disfrutaba viéndome leer. “Cómprate más libros”, decía. En fin. Te hice caso, papá. La casa está llena y la cabeza también. Hoy no habrá llamada, ni beso, pero estás aquí, en este texto que nace.

Intimidad improvisada es un libro muy especial, por eso siento algo de vértigo y mucha emoción.

Cojo el rotulador violeta y empiezo con las correcciones. La primera, la importante: el nombre. De Màxim a Máximo.

Será raro para muchos, para mí es natural. Me llamo como mi padre. Máximo es mi nombre (carnés, tarjetas, documentos, billetes de avión, de tren, matrículas, recibos, hipoteca y etc). Lo de Màxim fue sugerido por un lingüista de Canal 9 para empezar a presentar noticias. Así me quedé. En el pueblo, entre amigos y familia seguí siendo el mismo: Max o Maxi.

Volver al DNI es reconfortante. Regreso a mí. Al de siempre.

Y así aparecerá en el nuevo libro: “Intimidad improvisada”. Todo listo para el 9 de abril. 

You Might Also Like