Vida

De tripas, corazón

SANTISanti tiene una sonrisa gigantesca y unos ojos llenos de vida. Nadie diría que a sus cinco años ya lleva siete órganos trasplantados y que vive sin bazo. Hoy quedé con él y sus amigos, Iker y Jose, para hacernos una foto juntos. Luego vino Rebeca, una niña preciosa que apenas ha aprendido a andar. Nos subimos a la mesa, cogimos muchos cuentos y desplegamos nuestras mejores sonrisas para los fotógrafos en Signo Editores. Sin maquillaje, sin focos, sin vestuario… Sólo queríamos mostrar la vida.

Con esa foto haremos un calendario y con ese calendario se podrá financiar parte de lo que necesitan él y sus amigos de NUPA todo el próximo año.

Y, ¿te preguntas porqué sonrío feliz?

¿Qué son todas las preocupaciones de los últimos días frente a esto? Nada. Absolutamente nada. Porque Santi y sus amigos me han dado la lección más importante de los últimos años. ¿Cómo? Simplemente sonriendo. Jugando. Tirándome pompas de jabón. Desordenando cuentos infantiles sobre una mesa.

Hoy ellos han sido felices; pero yo, más. Mucho más. Mientras abrazaba a Santi como si nos conociéramos desde niños y Rebeca me enseñaba su vestido nuevo, miraba de reojo a sus padres, cansados y felices. Iker sólo quería tirar pompas de jabón y Jose las buscaba en el aire sin soltar la mano de mi hombro. La emoción es contagiosa. La solidaridad también.

Los héroes que he conocido sólo tienen cinco años y no llevan disfraz.

¿Necesitas más razones?

Imagina cómo sería tu vida si no pudieras alimentarte ni comiendo ni bebiendo, porque tu cuerpo no es capaz de asimilar lo que tomas.

Imagina que, en vez de una alimentación normal, tienes que confiar en un alimento líquido que deben prepararte en un hospital y que una máquina debe bombear a tu cuerpo a través de una vía intravenosa.

Imagina que tu hijo tiene que someterse a un trasplante intestinal, hepato-intestinal o multivisceral (cinco o seis órganos a la vez) porque la nutrición de la que te hablo ya no es viable.

Imagina que no puedes hacer frente a todo eso ni económicamente. En SOMOS NUPA hicimos, dicen, de tripas corazón y crearon la fundación para ayudar a todos estos niños. Son padres que ayudan a padres. Personas a las que les emociona y les admira la lucha de sus niños y niñas.

Ahora, quizás entiendas, por qué es tan importante colaborar.

¿Cómo?

Donativo a través de PayPal en la misma web y en el botón de PayPal

Transferencia bancaria en las siguientes cuentas:

-La Caixa: 2100.1665.63.0200165464

-Banco Sabadell: 0081.18886.11.0001005002

Gracias.

NUPA

You Might Also Like