Libros

Artículo de Mayka Navarro en EL PERIODICO

Màxim Huerta, un «escritor» en la tele

El periodista triunfa con ‘Una tienda en París’ y prepara su cuarta novela

Mayka Navarro.- Ahora, cuando se le pregunta, ya responde sin rubor que es «un escritor que trabaja en televisión». Una tienda en París (Martínez Roca) lleva varias semanas en la lista de los 10 libros más vendidos y su autor, Màxim Huerta, ya está metido en la que será su cuarta aventura literaria.
Escribir le libera, le salva de todo. De las frustraciones, de la soledad, de los miedos. A sus 41 años, este solitario da la cara cada mañana en El programa de Ana Rosa(Tele 5) y no renuncia a cumplir algún día su sueño de ser corresponsal en París. Mientras tanto, vive para leer y escribir. Le fascina tanto observar y fantasear con la vida de los otros que necesita escribir para crear nuevas historias.
En la ciudad de la luz transcurre esta novela, «la más romántica del año», según la editorial, y «la más apasionada», según el autor. El libro huele a sexo, tabaco, pintura y alcohol. Retrata con detalle y precisión, el París bohemio, loco y canalla de los años 20, el de Cocó Chanel, y el de las buhardillas de Montparnasse. Suena a melodía de cabaret.
Como dice Teresa Espinosa,una de las dos protagonistas de la novela, «París no es un lugar, es un estado de ánimo». También para Huerta, que hace tres años, se quedó paralizado frente al escaparate de la tienda Mi amor, de la calle Pont Louis-Philippe. «Estaba esperando a unos amigos para cenar, y me quedé fascinado frente al escaparate. Entré y supe que ese sería el escenario de mi nueva historia». Esa tarde tomó las primeras notas, y regresó a la ciudad una y otra vez para documentar una novela que retrata el París de talleres de costura, de estudios de pintores en buhardillas, de mujeres libres como Kiki de Montparnasse,cuya boca lenguaraz regala en la novela joyas como esta: «El coño no es más que un pasaporte para pasarlo bien».
El libro es también un recorrido por el París sentimental y fetiche del autor. Aparecen sus rincones, sus aceras, sus tiendas, sus bares, sus olores y sus colores. Una novela que rezuma pasión y verdad. «Hay mucho de nosotros. De nuestras vidas. De lo que hacemos, y de lo que nos gustaría hacer, pero el miedo nos frena». A la protagonista no. Ella es valiente y da el salto. Y París la acoge y mece con el susurro del Sena.

PEREGRINAJE DE LOS LECTORES / Como en su anterior trabajo, El susurro de la caracola Huerta cuenta con una asombrosa complicidad de sus lectores. Todavía recibe caracolas, centenares, que guarda en su casa de Valencia. Con esta novela ya ha empezado el peregrinaje de los lectores a la tienda de París. Huerta todavía no ha regresado con el libro editado. Es lo primero que hará en cuanto pise París, acercarse a la tienda, emocionarse frente al escaparate y darle las gracias a la mujer que desde hace años regenta la tienda Mi amor. Donde empezó todo.

http://epreader.elperiodico.com/G2.aspx?p=01201210220217611db-8a85-43fb-94d4-61c7d0b28907 …

You Might Also Like