EL ESPAÑOL

Amor para llevar

Lo hablaba con un amigo frente a un vino tinto. Enamorarse se ha convertido en una carrera diplomática. Su conclusión, empiezo por el final, es que aspiramos a entes abstractos. Vamos, dicho de otra manera, que buscamos el amor en pisos que no podemos pagar.

-Son imposibles.

Así fue su frase mientras levantaba la copa como si fuera una escena de Jacqueline Bisset: “me enamoro de ilusiones”. Yo asentí, porque mi última vez fue posible, pero se truncó porque… -a ver cómo lo explico-, porque no había magia.

Negaré haber escrito esto.

Decir magia en el segundo párrafo jode toda la narración. Lo sé. Faltaba chispa, química, efervescencia, riesgo, impulso literario, cama, pasión… y todas esas cosas que deben existir en los primeros meses. ¡Fever!, como gritaría Peggy Lee con su cardado rubio: “Fever in the morning, fever all through the night”. (SIGUE LEYENDO)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

You Might Also Like